Diez lemas para envejecer activamente

  1. “Llevo una alimentación sana y equilibrada”: el médico puede asesorar acerca de qué alimentos comer de manera frecuente y qué alimentos evitar. Buscar el equilibrio es la clave.
  1. “Hago ejercicio y me muevo”: andar es el deporte universal para los mayores, pero existen multitud de deportes que se pueden practicar. Se puede pedir información de la oferta en los centros sociales o ayuntamiento de cada localidad.
  1. “Mi médico me orienta acerca de cómo me encuentro”: algo imprescindible para conocer el estado físico y cómo cuidarlo es cumplir con las revisiones médicas. Analíticas, revisiones de especialistas médicos, renovación de psicotécnicos…
  1. “Me observo y conozco mi cuerpo”: mantener una actitud favorable ante los fallos, tomando conciencia de las causas de las limitaciones y buscando soluciones, ya sea para acabar con el problema como para encontrar mejoras.
  1. “Tengo amigos de la infancia, conocidos, compañeros, vecinos… y hablo con todos ellos”: llamadas de teléfono, paseos, actividades grupales… Se trata de mantener una vida social activa para favorecer la autoestima.
  1. “Me gusta ayudar y agradezco que otros me la ofrezcan”: es posible que en ocasiones sea conveniente la ayuda de otros. Aceptarlas y aprovecharlas no es sinónimo de incapacidad sino de progreso.
  1. “Nunca oculto mis años. Los tengo y me siento orgulloso de ello”: la edad es un mero número, ¿qué más da tener 65 años si tienes una vida de 40 y te sientes como tal? En realidad es un éxito lograrlo.
  1. “Nunca es tarde”: Busca experiencias nuevas y disfrútalas. Come pizza, monta en una montaña rusa, diviértete con un videojuego.
  1. “Mi vida es un continuo y renovado reto”: aprender un idioma, estudiar aquello que siempre quisiste, aprender a tocar un instrumento, a cocinar, practicar bricolaje… Si sigues vivo, ¿por qué no seguir aprendiendo?
  1. “Mi mente está despierta”: evita un sedentarismo mental leyendo periódicos, libros, cómics… haciendo ejercicios que estimulen tu mente como sopas de letras, crucigramas, sudokus o guíate con mapas e incluso memoriza los teléfonos de allegados.

Clara Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *