A medida que la enfermedad de Alzheimer evoluciona a lo largo de los años,van a ir produciéndose de manera gradual una merma de las siguientes capacidades cognitivas:

  1. MEMORIA. La  pérdida de memoria es el síntoma más característico y el que la mayoría de las personas conocen. Hay distintos tipos de memoria que se pueden ver afectadas en el curso de la enfermedad:
  • Memoria inmediata. Es la que se utiliza para recordar información durante un corto período de tiempo de unos segundos para después poder actuar.
  • Memoria a corto plazo. Con esta memoria se almacenan datos durante un período de tiempo de días a semanas. La memoria a corto plazo es la primera que se va a ver afectada, se modo que su ser querido empezará a olvidar hechos ocurridos tan sólo un par de días o una semana. Poco a poco este espacio de tiempo se irá acortando, de modo que en un momento determinado de la enfermedad no podrá recordar lo acontecido hace un par de minutos.
  • Memoria a largo plazo. Esta memoria es la que permite recordar hechos ocurridos hace mucho tiempo como, por ejemplo, recordar datos de su vida. En el enfermo de Alzheimer, esta memoria perdurará bastante en el tiempo.

La memoria además, puede clasificarse según el tipo de datos que se almacena. Así hay:

  • Memoria de trabajo. Es la memoria que utilizamos en nuestro día a día para realizar las tareas diarias. La utilizamos cuando queremos recordar una secuencia de números, por ejemplo, un número de teléfono. Las personas que padecen Alzheimer tendrán alterada esta capacidad, de modo que, no van a ser capaces de retener esta información ni siquiera unos minutos ya desde el inicio de la enfermedad. Esta memoria está relacionada con la memoria inmediata.
  • Memoria episódica. Este tipo de memoria permite recordar hechos concretos, respecto a dónde y cuándo acontecen. Gracias a ella, se pueden organizar de manera correcta cómo han ido aconteciendo los hechos de su vida. Las personas con Alzheimer tendrán dificultades en este sentido.
  • Memoria semántica. Hace referencia al conocimiento de los conceptos.  Gracias a esta memoria se tienen conocimientos del mundo, el nombre de las cosas, su significado y permite relacionar unos datos con otros. Por ejemplo, saber que un tigre y una gallina son animales o bien conocer las capitales europeas. La pérdida de esta memoria se hará patente en fases más avanzadas de la enfermedad.
  • Memoria procedimental. Está relacionada con la capacidad para realizar las actividades de la vida diaria (lavarse, vestirse, cocinar, etc). La pérdida de estas capacidades también se manifestará en fases más avanzadas de la enfermedad.
  1. DESORIENTACIÓN. Otro síntoma muy característico es la desorientación temporal,  spacial y personal. Este síntoma aparece de manera temprana. De esta manera, un enfermo de Alzheimer, puede no saber en qué día, mes o año vive e incluso en qué momento del día se encuentra.
  • También pueden llegar a desorientarse tanto en lugares poco familiares (barrio donde viven los hijos) como en zonas muy familiares (en el parque enfrente de su casa). Finalmente, pierde la orientación dentro de su propia casa. El enfermo de Alzheimer, en fases moderadas, deja de recordar quién es él mismo. Olvida que tiene pareja, hijos, nietos… y no reconocerá a las personas con las que se relaciona.
  1. LENGUAJE. A medida que evoluciona la enfermedad, la persona tendrá un lenguaje cada vez más escaso, de modo que empezará a tener problemas de comunicación. La persona afectada  va a tener problemas para encontrar las palabras cuando mantenga una conversación. Conforme pase el tiempo  le costará relatar situaciones o describir objetos aunque los reconozca.

En las últimas fases de la enfermedad, puede aparecer la ecolalia. La ecolalia es la repetición, palabra o sílabas que ha pronunciado otra persona en su presencia. Así, si alguien a su alrededor dice, por ejemplo, lechuga, él responderá a continuación lechuga , echuga, chuga, chuga, chuga. También tendrá dificultades para comprender frases largas y órdenes complejas que engloben  otras órdenes más sencillas.

Sin embargo, comprenden el lenguaje no verbal, como una sonrisa, una caricia o bien una cara triste o enfadada. Cuando llegamos a la última fase, el enfermo apenas habla y sólo balbucea algún sonido o palabras como  “papá” y “mamá”.

  1. AGNOSIA. Este síntoma es la incapacidad para reconocer a las personas menos conocidas en un primer momento y, posteriormente, a las más cercanas. También conlleva que no sea capaz de reconocer desde lo que está comiendo, hasta las partes de su propio cuerpo. Hay diferentes tipos:
  • Agnosias visuales. Cuando no se reconocen imágenes, rostros, formas y colores.
  • Agnosias táctiles. Cuando existen dificultades para distinguir texturas, durezas o utensilios mediante el tacto.
  • Agnosias auditivas. Cuando no se identifican sonidos
  • Agnosias a través del olfato y el gusto. Cuando no se identifican olores, si algo huele bien o mal, y tampoco sabores.
  1. APRAXIA. Consiste en la incapacidad para realizar un movimiento voluntario dirigido a un fin.

Podemos diferenciar varios tipos de apraxia:

  • Apraxia ideomotora. Imposibilidad de realizar gestos simples , por ejemplo, decir adiós con la mano.
  • Apraxia ideatoria. Incapacidad para realizar una secuencia de movimientos, por ejemplo, coger una botella con agua del frigoríco y llenar un vaso.
  • Apraxia constructiva. Incapacidad para la construcción en el espacio. Este síntoma provoca que la persona sea incapaz, por ejemplo,  de vestirse, ducharse, asearse o comer de manera  autónoma. La apraxia puede llegar, incluso en las etapas más avanzadas  a la incapacidad para abrir y cerrar la boca y tragar correctamente.
  1. ATENCIÓN. La pérdida de la capacidad para mantener la atención, provocará que la persona no sea capaz de llevar a cabo una actividad dada, ya que será incapaz de completarla porque cualquier estímulo le distraerá.
  2. ESQUEMA CORPORAL. La concepción del cuerpo, la posición y sus diferentes partes está deteriorada en. los enfermos de Alzheimer. Conceptos como izquierda, derecha, delante, detrás, cerca o lejos van a perder su sentido.
  3. CÁLCULO. Inicialmente serán incapaces de resolver problemas complejos, pero con la evolución de la enfermedad perderán la facultad de sumar, restar, multiplicar o dividir.

Rocio SV.

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí (política de cookies). ACEPTAR

Aviso de cookies